Equipo Gerencial para la Transformación Organizacional

Un elemento fundamental de cualquier proceso de transformación organizacional es el Equipo Gerencial (el Gerente General o CEO y sus reportes directos).

Es un factor crucial porque ese conjunto de personas es un referente para toda la organización. Un referente porque lo que dicen y, sobre todo, lo que hacen (o no hacen) los integrantes de este equipo es interpretado por los colaboradores como señales con respecto a cuál es la cultura de la organización o "cómo son las cosas aquí".

Los líderes construyen, consciente o inconscientemente, la cultura de la organización a través de los premios y castigos que establecen. Los comportamientos y actitudes que se premian (o no se castigan) se tienden a preservar y aquellos que se castigan (o no se premian) tienden a ser desechados.

Existe una gran diferencia entre un grupo (personas que comparten algunos elementos en común, como reportar a un mismo cargo dentro de una organización) y un equipo (personas que trabajan colaborativamente para el logro de objetivos comunes).

Si bien los grupos se conforman con bastante facilidad, la creación de equipos es un proceso que requiere un trabajo sistemático y la mayoría de los Equipos Gerenciales están en etapas relativamente tempranas de su camino hacia ser equipos de alto desempeño y efectividad.

En nuestra experiencia, los equipos más efectivos comparten varios elementos comunes que contribuyen tanto a su propia efectividad como a la generación de resultados de negocio superiores:

  1. Tienen una lectura común acerca del entorno en que se encuentran, de las oportunidades y desafíos que se presentan en la interacción con sus distintos stakeholders o grupos de interés.
  2. Han establecido metas comunes y están comprometidos con el logro de éstas.
  3. Conocen sus fortalezas y debilidades individuales y se enfocan en generar sinergia a partir de las diferencias, utilizando al máximo la contribución de cada uno.
  4. Establecen normas y expectativas claras con respecto al comportamiento de los integrantes del equipo, tanto al interior de éste como fuera de él.
  5. Constantemente evalúan y corrigen sus acciones (e inacciones) a la luz de las consecuencias, no solo para su propia área, sino para la organización y el negocio en su conjunto.
  6. Crean un ambiente seguro (lo que en inglés se llama un "holding environment") donde cada uno de los integrantes puede ser vulnerable sin correr el riesgo de ser perjudicado. Es más, el equipo actúa como espacio de contención, apoyo y estímulo para enfrentar las dificultades naturales derivadas de la consecución de objetivos desafiantes.
  7. Celebran los logros, individuales y colectivos, utilizándolos como peldaños hacia niveles superiores de desempeño y desarrollo.

Por ello, nuestro Transformador Organizacional de Alto Impacto incorpora un trabajo muy significativo tanto con los integrantes del Equipo Gerencial a nivel individual, como con el equipo en su conjunto, de manera tal que se potencien las individualidades, se trabaje colaborativamente y se impacten positivamente los resultados de negocio y la cultura de la organización.

Si te interesa conocer más acerca del Transformador Organizacional de Alto Impacto y cómo ayuda a maximizar la Efectividad Organizacional, puedes descargar nuestro eBook "7 Pasos Hacia la Transformación Organizacional" o revisar el video de nuestro webinar gratuito del mismo nombre, del 15 de mayo.